«Todavía existen barreras para la inclusión laboral de personas con síndrome de Down»

21 de marzo de 2024
Hombre con síndrome de down en un entorno de trabajo de oficina
Patricia Solís, doctora en Psicología y experta en inclusión de personas con discapacidad
Patricia Solís
Patricia Solís es la nueva integrante del Comité Técnico Asesor de Foro Técnico de Formación, en la vocalía de Discapacidad.

Hoy, con motivo de la celebración del Día Mundial del Síndrome de Down, tenemos la suerte de entrevistar a Patricia Solís, doctora en Psicología por la Universidad de Oviedo y Graduada en Maestro en Educación Primaria Mención Audición y Lenguaje y Necesidades Educativas Específicas en la Universidad Pontificia de Salamanca.

Asimismo, cuenta con un Máster en Integración de Personas con Discapacidad y Calidad de Vida y es Especialista Universitario tanto en Educación Especial como en Altas Capacidades y Desarrollo del Talento.

A lo largo de su trayectoria profesional, Patricia ha trabajado como orientadora educativa, formadora en Sociedad Asturiana de Psicología de la Rehabilitación y como docente Universitaria en el Grado de Psicología, de Pedagogía, de Trabajo Social y de Educación infantil y primaria. A su vez, cuenta con múltiples publicaciones docentes o de carácter pedagógico, libros, artículos, etc. Y ha participado en congresos nacionales e internacionales.

¿Cómo consideras que la conciencia pública sobre el síndrome de Down ha evolucionado a lo largo de los años y cuál crees que es el papel de los educadores en la difusión de información precisa?

La conciencia pública sobre el síndrome de Down ha experimentado una evolución significativa y positiva en las últimas décadas. Históricamente, la sociedad tendía a estigmatizar y marginar a las personas con esta condición, viéndolas como diferentes o inferiores, ciudadanos de segunda e incluso invisibilizando. Sin embargo, con el avance del conocimiento y la sensibilización, ha habido un cambio hacia una mayor inclusión y aceptación. Aunque aún nos queda un largo camino dejando atrás paternalismos y capacitismos.

Los educadores jugamos un papel fundamental en esta difusión de información precisa. No solo estamos en contacto directo con las personas con síndrome de Down en el entorno educativo, sino que también tenemos la responsabilidad de educar a la comunidad en general sobre la diversidad y la inclusión. Para ello, se debe proporcionar información precisa y actualizada sobre el síndrome de Down, desmitificar estereotipos y fomentar el respeto y la empatía hacia las personas con esta condición.

Además, debemos promover entornos educativos inclusivos donde se valore la diversidad y se fomente el desarrollo integral de todos los estudiantes, independientemente de sus capacidades. De esta forma, no solo se beneficia a los estudiantes con síndrome de Down, también se enriquece la experiencia educativa de todos los alumnos y promovemos una sociedad más justa y equitativa.

En el contexto laboral, ¿cómo evalúas la situación actual del empleo para personas con síndrome de Down en nuestra sociedad y qué desafíos específicos se encuentran en el ámbito laboral?

La transición a la vida adulta y la situación del empleo para personas con síndrome de Down aún presenta desafíos importantes en nuestra sociedad. Aunque se han logrado avances en términos de concienciación y legislación para promover la inclusión laboral, todavía existen barreras y estigmas que dificultan la plena participación en el mercado laboral.

Uno de los principales desafíos es la falta de oportunidades de empleo adaptadas a las habilidades y capacidades de las personas con síndrome de Down. Muchas veces, las empresas pueden mostrar reticencia a contratar a personas con discapacidad debido a preocupaciones sobre su rendimiento o adaptabilidad en el puesto de trabajo.

Además, las personas con síndrome de Down se enfrentan obstáculos adicionales en el proceso de búsqueda de empleo, como la falta de acceso a programas de formación y capacitación específicos, la discriminación durante el proceso de selección y la falta de apoyo y recursos para la adaptación del puesto de trabajo.

¿Cuáles son los beneficios y desafíos asociados con la participación de personas con síndrome de Down en Centros Especiales de Empleo, desde tu experiencia?

La participación de personas con síndrome de Down en Centros Especiales de Empleo (CEE) puede ofrecer una serie de beneficios significativos, pero también presenta desafíos particulares. Desde mi experiencia y observaciones.

Para empezar, estos centros proporcionan oportunidades de empleo adaptadas a las necesidades y capacidades de las personas con esta condición, lo que promueve su inclusión en el mercado laboral. Además, trabajar en un CEE les permite desarrollar habilidades laborales específicas, mejorar su autonomía y ganar experiencia profesional.

Por otra parte, suelen ofrecer un ambiente de trabajo estructurado y de apoyo, donde las personas con síndrome de Down pueden recibir el acompañamiento necesario para desempeñar sus funciones de manera exitosa. Asimismo, al formar parte de un equipo laboral tienen la oportunidad de interactuar con compañeros de trabajo y clientes, lo que contribuye a su integración social y desarrollo personal.

No obstante, aunque los CEE pueden ofrecer empleos estables y seguros, a menudo no proporcionan oportunidades significativas de desarrollo profesional o ascenso laboral para las personas con síndrome de Down. De hecho, los salarios en estos centros suelen ser inferiores al salario mínimo, lo que puede resultar en una dependencia financiera de los servicios de apoyo estatales o familiares. Finalmente, existe el riesgo de que la participación en un CEE pueda llevar a la segregación laboral y social de las personas con síndrome de Down, en lugar de promover su inclusión en entornos laborales regulares.

En conclusión, la participación en un Centro Especial de Empleo puede ser una opción valiosa para algunas personas con síndrome de Down, pero es importante abordar los desafíos y trabajar hacia una mayor inclusión en el mercado laboral regular.

¿Cómo puede fomentarse una cultura de inclusión en empresas tradicionales para que personas con síndrome de Down tengan oportunidades significativas de empleo?

Fomentar una cultura de inclusión en empresas tradicionales es fundamental para brindar oportunidades significativas de empleo a personas con síndrome de Down. Para ello, son necesarias las siguientes medidas:

  • Proporcionar capacitación a empleadores y personal sobre el síndrome de Down y otras discapacidades, así como sobre la importancia de la inclusión en el lugar de trabajo. Esto puede ayudar a desmitificar estigmas y prejuicios, y promover una mayor comprensión y aceptación.
  • Seguir apostando por la implementación de políticas y prácticas laborales que promuevan la igualdad de oportunidades y la diversidad en el lugar de trabajo. Esto puede incluir políticas de contratación inclusivas, adaptaciones razonables en el lugar de trabajo y medidas para prevenir la discriminación y el acoso.
  • Establecer programas de apoyo y acompañamiento para empleados con síndrome de Down, que proporcionen orientación y recursos para su integración y desarrollo profesional en el puesto de trabajo. En este sentido, es vital colaborar con organizaciones que trabajan en el campo de la inclusión laboral para personas con síndrome de Down, como agencias de empleo especializadas o asociaciones y ONGs dedicadas a la inclusión. Estas asociaciones pueden proporcionar acceso a talento diverso y recursos adicionales de apoyo.
  • Destacar ejemplos exitosos de empresas que han adoptado prácticas inclusivas y han experimentado los beneficios de la diversidad en el lugar de trabajo. Esto puede inspirar a otras empresas a seguir su ejemplo y tomar medidas hacia una mayor inclusión.

¿Qué programas o métodos de formación específicos has encontrado efectivos para preparar a personas con síndrome de Down para roles laborales específicos?

La preparación de personas con síndrome de Down para roles laborales específicos requiere enfoques de formación adaptados a sus necesidades y capacidades. Cualquier programa tiene que incorporar una serie de estrategias para garantizar su efectividad.

Para empezar, tiene que asegurar formación práctica en el lugar de trabajo, proporcionando oportunidades de formación práctica directamente en el entorno laboral donde las personas pueden adquirir habilidades específicas relacionadas con el trabajo. Por ejemplo, esto puede incluir pasantías, programas de aprendizaje en el trabajo o programas de formación en el sitio.

Además, deben ser programas de capacitación individualizada que se adapten a las habilidades, intereses y necesidades de cada persona con síndrome de Down.

Otra estrategia útil es el coaching y tutoría, asignar a cada persona con síndrome de Down un mentor o coach que pueda proporcionar orientación, apoyo y retroalimentación durante el proceso de formación y adaptación al puesto de trabajo. Como resultado, se puede construir la confianza y la competencia en el rol laboral.

Además, debe incorporarse tecnología adaptativa y herramientas de aprendizaje digital que puedan ayudar a las personas con síndrome de Down a adquirir y desarrollar habilidades relevantes para el trabajo. Esto puede incluir aplicaciones móviles, programas de software especializados o dispositivos de asistencia tecnológica.

Igualmente, utilizar técnicas de simulación y juegos de roles para enseñar y practicar habilidades laborales específicas en un entorno controlado y seguro puede ser de gran utilidad. Esto puede incluir escenarios de trabajo simulados, juegos de roles interactivos o actividades de aprendizaje basadas en la resolución de problemas.

Finalmente, es esencial proporcionar formación en habilidades sociales, comunicativas y de trabajo en equipo que son fundamentales para el éxito en el lugar de trabajo. Esto puede incluir sesiones de entrenamiento en comunicación, trabajo en equipo y resolución de conflictos.

¿Cómo puede la colaboración entre instituciones educativas y empresas contribuir al éxito y desarrollo profesional de personas con síndrome de Down?

La colaboración entre instituciones educativas y empresas no solo es fundamental, sino que es un componente vital en la creación de un entorno laboral inclusivo y en el desarrollo profesional de personas con síndrome de Down. Esta colaboración implica una sinergia entre los actores clave en la educación y el mundo laboral, con el objetivo de proporcionar oportunidades concretas y efectivas para que las personas con síndrome de Down puedan integrarse y prosperar en el mercado laboral.

A través de esta colaboración, las instituciones educativas pueden trabajar en estrecha coordinación con las empresas para diseñar programas de prácticas y pasantías que no solo proporcionen experiencia laboral práctica, sino que también estén adaptados específicamente para las necesidades y capacidades de los estudiantes con síndrome de Down. Estos programas no solo brindan a los estudiantes la oportunidad de adquirir habilidades laborales relevantes, sino que también les permiten desarrollar confianza en sí mismos y establecer conexiones valiosas en la industria.

La colaboración entre instituciones educativas y empresas puede contribuir a promover una cultura de inclusión y diversidad en el lugar de trabajo. Al trabajar juntos para sensibilizar sobre las capacidades y contribuciones de las personas con síndrome de Down, así como para implementar políticas y prácticas que fomenten la igualdad de oportunidades para todos los empleados, se puede crear un entorno laboral más inclusivo y acogedor para todas las personas

Compartir

Contenido relacionado

Servicios culturales y a la comunidad
Cecilia Rodríguez-Bachiller
27 octubre, 2023
Servicios culturales y a la comunidad
es_ES

¡Suscríbete a la Newsletter de ForoTF!

Nuestro equipo estará encantado de responder tus dudas o consultas.

¡Inscríbete!

Solicitar grabación

Completa el formulario para recibir la grabación de esta Webina ya pasada